Reconoce Estado 30 años de trayectoria de la maestra Olga Burciaga Mares

0
185

Impulsora de los pueblos originarios y de los derechos humanos,  fundadora de diversas escuelas indígenas, activista social y apasionada de la docencia; deja las aulas tras 30 años de servicio

A sus 72 años de edad, considera que es la única docente que se jubila “sin ganas de hacerlo”

Con una trayectoria de 30 años de servicio como docente del nivel de educación preescolar en el medio rural, en donde apoyó e impulsó a los pueblos indígenas del Estado, la profesora Olga Burciaga  Mares concluyo en este 2019 una importante etapa en su vida.

Originaria de Torreón de Cañas, Durango, vivió en ciudad Jiménez desde los 10 años; luego, en su adolescencia, se mudó a Guadalajara en donde escuchó hablar por primera vez  sobre la Misión de la Tarahumara y de los rarámuris.

Esto causó en ella, a su temprana edad, un deseo de conocer   esta cultura, lo que la trajo a Chihuahua, en donde aprendió y se enamoró de la filosofía indígena y de sus tradiciones y pobladores.

Fundadora, junto a otros docentes, de diferentes escuelas indígenas en la entidad, la maestra “Olguita” como es conocida, inició labores en el sistema educativo en el año de 1989, al ingresar como instructora de artes en el Departamento de Servicios Culturales en Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (SEECH).

Participó en acciones importantes que buscaban visibilizar más a los pueblos indígenas de Chihuahua, con  el rescate de sus lenguas y costumbres, por lo que a la par con la Comisión Estatal para los Pueblos Indígenas (COEPI), inicio el estudio de las lenguas existentes en Chihuahua y su registro.

Fue partícipe además en los lineamientos de la educación intercultural bilingüe, a través de los cuales se estipulaba la obligatoriedad en el uso de las lenguas maternas indígena en las escuelas, lo que dio paso al fortalecimiento de la currícula en educación indígena “las y los niños indígenas, pueden ver plasmadas sus tradiciones, ideología, idioma, vestimenta y toda su cultura, en los libros de texto, además de tener la posibilidad de recibir educación en su lengua materna”, explica.

Conocida también como incansable luchadora social en favor de las personas más vulnerables, pues promovió el ingreso de más de 70 estudiantes a la Universidad Autónoma Indígena de México, ubicada en la comunidad de El Fuerte, en Sinaloa. Gracias a este impulso decenas de jóvenes han logrado egresar de una carrera universitaria.

También ha promovido, junto a otras instancias, el reconocimiento de artistas destacados como Alberto Castellanos, Erasmo Palma y Antonio Camilo Batista Jariz y participó en la elaboración de diversos materiales didácticos, infografías en lenguas originarias, libros, textos, folletos, entre otros.

Plasmó murales en escuelas de las comunidades indígenas de Bahuichivo, Urique, Siquirichi en el municipio de Guachochi y en la colonia Ladrillera de la ciudad de Chihuahua.

Tras haber cumplido su ciclo en la docencia y a sus 72 años de edad, se siente orgullosa del camino recorrido. “creo que soy la única maestra que se jubila sin ganas de hacerlo, pero las distancias  de las comunidades me obligan a ello, comenta con un poco de nostalgia, sin embargo,  dice que seguirá trabajando y apoyando a los pueblos indígenas desde cualquier espacio en el que se encuentre concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here