Asiste a CEIAC niña invidente superdotada

0
76

Melissa Rentería Bustamante fue prematura de 27 semanas, peso un kilo 240 gramos, cuando nació estuvo un mes internada, la dieron de alta y todo estuvo bien, pero luego de ir a una siguiente revisión, la especialista dijo que tenía retinopatía prematuro, es el desprendimiento de la retina.

Lo anterior lo narra su mamá, Mirna Guadalupe Bustamante, quien además comentó: ¨Es muy difícil desde un inicio, ahora todo le explicamos, por ejemplo: que es un semáforo, yo le describo, le digo para que sirve, le hago la forma para que ella lo toque a escala, ella es muy curiosa, todo me pregunta, fue difícil para nosotros pero para ella no, nosotros sufrimos porque pensamos en lo que llegaríamos a perder, pero ella con lo que percibe es feliz¨.

Melissa asiste al Centro de Estudios para Invidentes Asociación Civil, CEIAC, donde a su corta edad tiene clases de braille, apoyo académico, psicomotricidad y música, después de salir de su preescolar donde además le dan otros idiomas, desde sus 4 años ha sobresalido en sus clases, por ello sus maestros le han expresado a sus padres que es una niña superdotada, ya que hasta los 6 años es cuando los infantes inician a leer y escribir.

¨No para de hablar, está comiendo y puede durar una hora comiendo porque me pregunta todo, lo que escucha en la televisión, le narro las caricaturas, un día con ella es no parar de escucharla y yo no parar de hablar explicándole todo lo que me pregunta¨, explicó su mamá quien además dice que es una niña muy amorosa, expresiva y muy feliz.

Agregó: ¨Cuando entro al kínder teníamos mucho miedo de todo, de cómo se iba a desenvolver como se iba a desplazar, vimos que sus compañeritos han sido buenos con ella, la cuidan, a ella todo mundo la conoce¨.

¨Hay una etapa en que a una mamá le digan lo que le digan, uno no deja de tener un sentimiento por tener un hijo con discapacidad, uno va superando eso poco a poco, como cuando ve que los hijos empiezan a caminar solos, entonces decimos está vivo, está sano, tiene una discapacidad pero está sano, los niños tienen que tener sus límites pero no pueden dejar de hacer las cosas porque no pueden ver¨, indicó Bustamante.

Así como a Melissa, en CEIAC se atienden a otras 200 personas, desde los 0 a los 4 años, quienes asisten a estimulación temprana, de 4 a 15 años, asisten a apoyo académico y los adultos que necesiten de la tecnología accesible acuden al taller de tecnología asistiva, además de los talleres de fotografía, ajedrez y música. Las personas que padecen de baja

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here