«We Build the Wall» recauda 22 millones de dólares; mientras que particular de Nuevo México, construye muro con sus recursos

0
80

El grupo «We Build the Wall» anunció este lunes a través de las redes sociales que este fin de semana levantó en Sunland Park, Nuevo México, localidad cercana a El Paso, Texas, el primer segmento de una valla fronteriza financiada con fondos privados.

La valla, hecha con barras metálicas ensambladas, fue levantada en terrenos privados este fin de semana en una zona de la frontera donde no había hasta ahora barrera física alguna.

Con la frase «Lo hicimos», el fundador del grupo, Brian Kolfage, dio la noticia en su página personal de Facebook junto a un video donde se puede ver maquinaria pesada que transporta y levanta segmentos de barras metálicas.

!Hicimos historia!, un poco menos de una milla este fin de semana», dijo Kolfage en las redes sociales.

El pasado mes de diciembre, Kolfage lanzó una campaña a través de la plataforma GoFundMe para recaudar mil millones de dólares para crear una organización no lucrativa que construiría partes del muro fronterizo en terrenos privados en la frontera con México.

La campaña que, según sus promotores busca frenar la entrada de «ilegales» al país, logró recaudar hasta ahora 22 millones de dólares.

«Esta es la primera vez que una organización ha construido una parte del muro en tierra privada y no es cualquier pedazo de tierra, es la separación entre el muro en El Paso y el muro en Monte Cristo Rey», dijo Kris Kobach, ex secretario de Estado de Kansas y consejero de «We Build The Wall» durante una entrevista con el canal televisivo Fox.

Jeff Allen, un ciudadano estadounidense de 56 años, inició la construcción de su propio muro para impedir el cruce ilegal de migrantes en la franja fronteriza de Estados Unidos y México, donde convergen Texas y Nuevo México con el norteño estado mexicano de Chihuahua.

Allen, en declaraciones a medios, explicó que hace seis años adquirió una propiedad en el lado estadounidense que colindaba con la frontera de estos dos países y que el terreno carecía de alguna construcción que delimitara el espacio.

Esto la hacía una zona de fácil acceso para los migrantes, que al no contar con sus documentos, no podían ingresar por los puertos oficiales a Estados Unidos.

Sin embargo, Allen decidió tomar acciones por su cuenta y con apoyo de donaciones monetarias realizadas por otros estadounidenses comenzó la construcción de un muro de barrotes de acero que miden 5.9 metros de alto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here