IMPARTEN TALLER DE LENGUAJE DE SEÑAS A NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES

0
759

** En un esfuerzo de la Secretaría de Cultura por sensibilizar a la población, sobre las  limitaciones  que enfrentan las personas con discapacidad y la necesidad de generar condiciones para su inclusión.

 

** Las manifestaciones artísticas se constituyen como herramientas facilitadoras en este reto.

En una sesión efectuada en completo silencio y conducida por un guía sordo, más de un centenar de niños, niñas y adolescentes, participaron en un taller, cuyo propósito fue sensibilizarlos en las limitaciones que enfrentan las personas que tienen alguna discapacidad auditiva, así como otro tipo, y de la importancia de contribuir a generarles condiciones de inclusión en todos los ámbitos.

Lo anterior, en el marco del Primer Foro de Inclusión a Través de los Lenguajes Artísticos, organizado por la Secretaría de Cultura, en el cual se ofrecieron diversas actividades, tendientes a visibilizar a las manifestaciones artísticas como herramientas facilitadoras en el reto de la inclusión.

Esta capacitación fue impartida por la compañía teatral “Seña y Verbo”, agrupación que, desde hace más de 25 años, realiza propuestas escénicas para sordos en el ámbito nacional e internacional, así como talleres de sensibilización, en los que su herramienta principal es la narrativa no verbal, y con ello, el acercamiento al lenguaje de señas.

De esta manera, mediante la enseñanza de conceptos básicos de este lenguaje, integrantes de “Seña y Verbo” llevaron a cabo  tres sesiones de taller para niños y niñas de preescolar y primaria, así como para adolescentes de secundaria, quienes se comunicaron utilizando únicamente las señas, lo cual les resultó muy interesante y significativo, para entender cómo viven las personas sordas y en general las que tienen alguna discapacidad.

Durante los cursos, las y los participantes vivieron la experiencia y pudieron desarrollar nuevas habilidades de expresión corporal y comunicación no verbal, todo esto a través del juego. Además, pudieron aprender algunas señas y técnicas descriptivas propias de la lengua de señas mexicana, por medio de las cuales disfrutaron de una breve representación narrativa en silencio.