Cambian la vida a 47 familias indígenas con sistema de agua potable en sus hogares

0
355
  • Entrega gobernador sistema colectivo para las comunidades de Coguérachi y Gomárachi, en Guachochi, con inversión de 2.6 millones de pesos

El gobernador Javier Corral Jurado, inauguró un sistema colectivo de agua potable para las comunidades de Gomárachi y Coguérachi, en el municipio de Guachochi, que cambiará la vida a 47 familias de origen rarámuri.

Acompañado por el presidente municipal de Guachochi, Hugo Aguirre y el presidente de la organización civil Comunidad Familia, Jorge Cruz Russek, el jefe del Ejecutivo inauguró este sistema que tuvo una inversión de 2 millones 600 mil pesos.

“Los habitantes de Coguérachi y Gomárachi tenían que acarrear agua por varios kilómetros. Hoy les hemos entregado #MásObrasConValor con el sistema colectivo de agua potable que beneficia a las familias de ambas comunidades en la Sierra Tarahumara”, indicó el gobernador.

Javier Corral destacó que esta obra se realiza en coordinación con la organización Comunidad y Familia, que desde hace varios años se dedica a apoyar cultivos y huertos para las zonas indígenas de Chihuahua.

La obra consiste en la instalación de un depósito con capacidad para 10 mil litros, el tendido de línea de distribución y la instalación de tomas domiciliarias. “Hemos canalizado todo el sistema para llegar a 47 familias, con tomas a cada una de sus viviendas en estas comunidades”, informó.

Agregó que les estan cambiando la vida literalmente, porque estas son obras indispensables, pues tener agua potable es el paso más importante para poder desarrollar muchas otras actividades como el cultivo de huertos.

A su vez Jorge Cruz Russek dijo que los rarámuri son originarios del llano, pero con la llegada de los europeos fueron empujados a vivir en condiciones como las actuales, por lo que es necesario ayudarlos para que no tengan que perder medio día para ir a traer agua de los aguajes lejanos.

La fundación que preside, busca para el próximo año enseñarlos a cultivar hortalizas y crianza de gallinas, por lo que también será necesario ayudarlos a sembrar maíz, además de la crianza de borregas y cabras, pero lo principal es que tengan agua.

Vecinos como Luis Gutiérrez Olivas, su esposa Dolores y Candelaria Olivas Romero, quienes hablan poco español, agradecieron la obra y dijeron que tener agua en su casas es un gran apoyo, porque ya no tienen que andarla acareando desde los aguajes.

Rafael Villalpando tuvo a su cargo llevar el material para la construcción de la pila, cerca de 22 kilómetros de tubería y manguera, cemento, un clorador para purificar el agua, y los propios rarámuri ejecutaron la obra.