Rusia y países socios firmaron un acuerdo de cooperación permanente

0
451
MOSCOW, RUSSIA - MAY 6, 2017: Participants in a rally organized by Russian opposition activists. The protesters walk along Moscow's Prospekt Akademika Sakharova Street. Sergei Fadeichev/TASS (Photo by Sergei FadeichevTASS via Getty Images)

Frente a una demanda en declive y el auge del petróleo de esquisto estadounidense, la OPEP formalizó el martes sus relaciones con Rusia, en una alianza que refuerza la influencia de Moscú en la política del cartel.

Los 14 miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus 10 países socios, liderados por Rusia, adoptaron el martes un acuerdo de «cooperación permanente», calificado de «histórico» por Arabia Saudita.

La medida se aprobó con voto a mano alzada durante una reunión en la capital austríaca, donde la OPEP tiene su sede. Su alianza, hasta ahora informal, remonta a finales de 2016, cuando, debido a la caída vertiginosa de los precios del petróleo, los miembros de la OPEP se pusieron de acuerdo con otros 10 países petroleros, entre ellos Rusia, México y Kazajistán, para limitar su producción de crudo.

Los 24 países, agrupados bajo la sigla OPEP+, producen la mitad del petróleo del mundo. Como era previsible, estos países también prolongaron el martes por otros nueve meses el acuerdo de diciembre para bajar su oferta acumulada de 1,2 millones de barriles diarios (mbd) para estimular las cotizaciones del crudo.

Esta prolongación hasta marzo de 2020 ocurre mientras los precios siguen bajo presión entre una oferta abundante alimentada por el auge del petróleo de esquisto estadounidense y un consumo mundial a la baja.

En este contexto, este acuerdo de cooperación del martes crea de facto una especie de OPEP ampliada, lo que consolida el bloque frente a Estados Unidos, primer productor de petróleo del mundo.

Esta carta establece «una plataforma que da la posibilidad de reuniones regulares para vigilar el mercado, pero también para reaccionar si es necesario» coordinando más estrechamente la producción de los Estados miembros, se felicitó el ministro ruso de Energía, Alexander Novak.