Invierte Estado 94.5 mdp en Programa de Fomento a la Producción Familiar Indígena

0
113

Desde el inicio de la administración del gobernador Javier Corral Jurado, la Comisión Estatal para los Pueblos Indígenas (COEPI) ha invertido 94 millones 524 mil 699 pesos en el Programa de Fomento a la Producción Familiar Indígena.

Teresa Guerrero, titular de la COEPI, detalló a través del programa “Logros con Valor”, que lo que fue un programa experimental que inició en 2017 con 7 millones 313 mil pesos para beneficiar a 200 familias, fue escalonando en los tres años siguientes: 10 millones 581 mil 692 en 2018; 32 millones 870 mil 712 en 2019 y 43 millones 759 mil 295 pesos que alcanza a 15 mil familias de las diferentes etnias de Chihuahua desde el 2020.

Dijo que para lograrlo, el Gobierno del Estado entendió que la agricultura y la producción pecuaria son actividades naturales de las comunidades indígenas que habitan en la Sierra Tarahumara.

“Son campesinos y viven del cuidado de sus animales, de la tierra y de sus plantas medicinales y el programa tiene que ver con lo que la gente necesita para comer”, indicó.

Jorge Ramón Ochoa, coordinador del programa, informó que éste se desarrolla en cinco zonas y tiene presencia en 18 municipios, entre los cuales están Creel, Tomochi, Bahuichivo, Guachochi y Guadalupe y Calvo y tiene tres vertientes: agricultura, medio ambiente y cuidado animales domésticos.

“Nuestro propósito es que la gente siga sembrando para alimentarse bien, que cuide y conserve sus bosques y que mejore la calidad del suelo”, señaló.

Agregó que se les capacita para que tengan aire limpio, un clima agradable y  cuiden sus plantas medicinales, además de que se les dota de un equipo básico para combatir incendios forestales.

La titular de COEPI indicó que para facilitar el entendimiento entre las comunidades participantes y sacarle un mejor provecho al programa, en octubre, al inicio de las cosechas y hasta enero del siguiente año, se realizan los encuentros del maíz.

Explicó que en esas reuniones regionales de familias, se comparten experiencias del ciclo agrícola, semillas y productos, lo que genera un conocimiento acumulado.

Guerrero hizo hincapié en que a pesar de éste y otros programas, existe un déficit de 461 kilos de maíz por familia, que equivale a la falta de 18 mil toneladas anuales para satisfacer sus necesidades de alimentación.