El Gobierno apuesta a CERO impuestos nuevos y facilitar, mejor, el pago del ISR

0
68

Para 2022, un año aún marcado por la recuperación económica, el Gobierno mexicano prevé en su propuesta de Ley de Ingresos no crear nuevos impuestos, sino simplificar el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para disuadir conductas de evasión y ampliar la base de contribuyentes.

“No se proponen aumentos de impuestos ni se crean nuevas contribuciones […] En la coyuntura actual postpandemia, podría ser un detonador de movilizaciones de descontento social”, planteó la Secretaría de Hacienda (SHCP) en el documento entregado ayer a la Cámara de Diputados.

Ante esta ruta, que sigue la tendencia de depender cada vez menos de los ingresos petroleros, de los 7.1 billones de pesos que Hacienda tiene contemplado ingresar al erario, el 7.98 por ciento se estima ingresar a través del ramo tributario (3,944.5 mil millones de pesos), un incremento real de 6.4 por ciento en comparación a 2021.

El director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Héctor Villarreal, expuso que este nuevo régimen tributario puede servir, pero hay que tener paciencia porque no será algo rápido.

“A nadie le gusta pagar impuestos, pero lo que está contra argumentando Hacienda es, cobrando ahorita una tasa muy baja, incentivar la formalización al ofrecer acceso a muchos beneficios que en la informalidad no se tienen”, dijo.

Manuel Guadarrama, coordinador de Gobierno y finanzas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), agregó que es necesaria la política de simplificación, pero “se perdió una muy buena oportunidad para llevar a cabo una Reforma Fiscal de fondo que no necesariamente hubiera implicado nuevos impuestos, pero sí la reconfiguración de los existentes”.

Lo que se propone es el Régimen Simplificado de Confianza para personas físicas con actividad empresarial, profesionistas, arrendatarios y los que se dedican al sector agrícola que reciben ingresos de hasta 3.5 millones de pesos anuales.

Este régimen establece cuotas fijas con base en los ingresos recibidos y elimina la necesidad de realizar cinco trámites o llevar registros de contabilidad con terceros al pasar a un cálculo automatizado con información precargada.

Además, para las pequeñas y medianas empresas con ingresos anuales de hasta 35 millones de pesos, se plantea permitirles calcular el ISR con base en el flujo de efectivo (sin ajuste inflacionario): pagarán el impuesto al momento de recibir el pago.

Además, para promover la inversión y creación de empleo, les permite depreciar sus inversiones con tasas de descuento mayores que las vigentes en el régimen general.

En 2022, agrega Hacienda en el documento, se trabajará en los ajustes para gravar efectivamente las actividades económicas en el plano digital, entre ellos, los acuerdos internacionales alcanzados este año en materia del establecimiento de un “impuesto global mínimo” para las empresas multinacionales.

Sin embargo, aseguraron los analistas consultados, la estrategia de tributación, incluso sumada a los ingresos petroleros y otros, se queda corta frente a la obligación de gasto público para los próximos tres años, sobre todo en la “bomba de tiempo” que implican las pensiones.

“Se espera cerrar el 2021 con una recaudación de 13.7 por ciento del PIB, y lo que está proyectando la Secretaría de Hacienda para 2022 es un 14.1 por ciento, sólo tres o cuatro décimas más. Y para los próximos cinco años es casi la misma proyección, no subiría más”, expuso Héctor Villarreal. “Se ve complicado el financiamiento para los siguientes años”.

MAYOR AUMENTO A SALUD EN 10 AÑOS

En el marco de la pandemia, del Paquete Económico 2022 destacó un aumento al sector salud de 15.2 por ciento real respecto a 2021. Sin embargo, analizó el investigador Manuel Guadarrama, dos de cada 10 pesos van al pago de pensiones y jubilaciones.

“De cualquier manera el sector salud trae un aumento importante que no habíamos visto en los últimos diez años, muy concentrado en vacunas y también algo para atención primaria y secundaria”, dijo Héctor Villarreal, director del CIEP. “Este año se atendió salud, pero se van quedando pendientes como la educación, estancias infantiles, escuelas de tiempo completo…”.

Para la Secretaría de Salud se prevén 192 mil 368 millones de pesos, un 27 por ciento real más respecto a 2021, de los cuales 28 mil 734 millones de pesos se proponen al Programa de Vacunación.

El rubro de pensiones absorbe gran parte del gasto para salud. Gráfico: IMCO.

Pero de los 396 mil 948 millones de pesos solicitados para el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), las pensiones y jubilaciones absorben 279 mil 150 millones de pesos. Sólo 26 mil 284 millones se prevén para atención de salud y otros 5 mil 651 millones de pesos para prevención de enfermedades.

Es el mismo caso del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Del un billón 10 mil millones de pesos solicitados, 636 mil 478 millones de pesos van para dicha obligación. En cambio, para atención de salud se estiman 259 mil 640 millones de pesos y para prevención de enfermedades 7 mil 906 millones de pesos.

¿PROGRAMAS PARA REACTIVACIÓN?

La Secretaría de Hacienda propone un gasto de 390 mil 299 millones de pesos para ocho de los programas sociales, un 36 por ciento más a lo estimado para 2021, principalmente por el aumento a las pensiones para adultos mayores, cuya edad para ser beneficiario se amplió de 68 a 65 años.

“No digo que no ayuden, pero no es tan claro que ese dinero termine en todas las personas que más lo necesitan”, observó el economista Héctor Villarreal.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) destacó en su análisis que a pesar de que el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 los enlista como prioritarios, y en la coyuntura del sismo reciente en Guerrero y alrededores, el Programa de Mejoramiento Urbano y de Vivienda (-52 por ciento) y el Programa Nacional de Reconstrucción (-4 por ciento) recibirán recortes en su presupuesto.

“Para reactivar la recuperación económica también tendríamos que estar viendo una ampliación de los programas de la Secretaría de Economía para el impulso a micro, pequeñas y medianas empresas”, aseguró el investigador Manuel Guadarrama. “[Pero] justo de los recortes más importantes que hubo fue a Economía (-47 por ciento)”.

La Cámara de Diputados y la de Senadores tendrán hasta el 20 y 31 de octubre respectivamente para analizar y aprobar la Ley de Ingresos. Respecto al Presupuesto de Egresos, la Cámara de Diputados deberá aprobarlo a más tardar el 15 de noviembre. Después, el Ejecutivo tiene 20 días naturales para la publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Sin Embargo