La NFL está en su temporada más dramática

0
181

Son los últimos momentos del cuarto periodo y en la transmisión del partido se escucha que uno de los narradores advierte “nos acercamos a la pausa de los dos minutos” y más que una invitación para ir al baño o por un bocadillo al refrigerador es una llamada para no separarse del televisor debido a los finales inesperados que en la NFL se están suscitando este año.

Con dos encuentros que el pasado jueves celebraron el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, hasta ahora 25 partidos se han definido con un touchdown o gol de campo en el último segundo del reloj  del partido. Los 25 juegos son un récord en la NFL hasta la Semana 12.

Nunca antes la liga había tenido tantos finales que rompieron corazones o dibujaron sonrisas con el último balón del juego.

El drama es inherente al juego y radica tanto en la simplicidad de ser héroe o villano.

Los ejemplos más recientes fueron los encuentros en el que los Osos de Chicago vencieron a los Leones de Detroit y los Raiders de Las Vegas a los Vaqueros de Dallas. Ambos compromisos fueron resueltos con un gol de campo.

Los Vaqueros son el equipo que más inmiscuido han estado en las resoluciones de último aliento.

La actual campaña abrió en Tampa Bay, donde los campeones Bucaneros recibieron a los Vaqueros. Cuando se pensaba que el conjunto de la estrella solitaria se llevaría el triunfo, Tom Brady tomó el balón con menos de un minuto y medio y guio una ofensiva ganadora que culminó con un gol de campo de Ryan Succop  que dio el triunfo a Tampa.

La temporada ha redefinido silenciosamente, aunque de manera emocionante, las probabilidades que enfrentan las ofensivas en el momento más cinematográfico del juego.

 Cuando necesitan puntos al final de un partido, los equipos están anotando con una frecuencia sin precedentes.

Lo improbable se ha convertido en lo esperado.